martes, 13 de diciembre de 2011

XIII


He llorado tu tierra, tu corazón dormido en la intemperie de mis ojos;
como una bestia herida por la nieve
he sellado mi voz bajo los ríos que el monte aleja,
y sobre el rastro escrito en los sepulcros
he rociado mi nombre.

1 comentario: